CAMARAS DE ENSAYOS - CCI CONTROL DE CALIDAD

ARTICULOS

InicioEmpresaProductosNovedadesServiciosCalidadReferenciasNoticiasArtículosContactar

 

Ozono bueno y ozono malo

 

El ozono se forma cuando el Sol calienta el monóxido de carbono, un gas producido por los combustibles derivados del petróleo, junto con otros compuestos químicos presentes en la atmósfera. También en entornos industriales o urbanos donde se producen cargas electrostáticas intensas capaces de transformar el átomo de oxígeno elevándolo a la potencia 3.

 

La imagen muestra los cuatro niveles de ozono en la atmósfera. En la parte superior de la estratosfera, a 30 millas de altura, el ozono absorbe la mayoría de la radiación ultravioleta perjudicial producida por el sol. En la parte superior de la troposfera, a 12 millas de altura, el ozono actúa como un gas de invernadero y atrapa el calor. En la parte media de la troposfera, el ozono ayuda a limpiar algunos agentes contaminantes. En la parte inferior de la troposfera, cerca de la superficie terrestre, el ozono forma esmog.

 

Los científicos clasifican la atmósfera en distintas capas, cada una con su propio nombre. La capa más cercana a la superficie de la Tierra, donde vivimos y en la que volamos con aviones, se llama troposfera. Por encima de esa capa se encuentra la estratosfera, que continúa hasta las 30 millas de altura. (Existen tres capas adicionales que también tienen nombres, pero no hablaremos de ellas por el momento).

 

El ozono de la estratosfera nos protege de gran parte de la radiación ultravioleta causante del cáncer de piel. Eso es bueno.

 

Pero en la parte superior de la troposfera, el ozono actúa como gas de invernadero y contribuye al calentamiento global. Eso es malo.

 

En la parte media de la troposfera, el ozono ayuda a limpiar la atmósfera de ciertos agentes contaminantes. Eso es bueno.

 

Pero en la atmósfera cercana a la superficie de la Tierra, donde vivimos, el ozono contribuye a la formación de esmog, que es malo para las plantas y los animales, e incluso para nosotros. Eso es malo.

 

Por eso, no es suficiente con saber cuánto ozono hay en el aire, sino que debemos saber dónde está. Esa es una de las razones por las que la NASA ha desarrollado el espectrómetro de emisión troposférica (TES). El TES es uno de los cuatro instrumentos que estudian la atmósfera desde el Aura, un satélite en órbita alrededor de la Tierra.

 

Fuente: NASA

   

www.cci-calidad.com

Inicio  Volver

 Petición oferta          Petición información          Consulta