CAMARAS DE ENSAYOS - CCI CONTROL DE CALIDAD

ARTICULOS

InicioEmpresaProductosNovedadesServiciosCalidadReferenciasNoticiasArtículosContactar

 

Isla de calor urbana: Percepción climática en la ciudad

 

La isla de calor es un fenómeno comprobado por meteorólogos, climatólogos y por la propia gente de a pie, que percibe que en las ciudades hace más calor, al menos relativamente, que en la zona no urbanizada que las circunda, especialmente durante la noche. Esto se debe a un conjunto de condiciones más o menos comunes en las ciudades de interior.

 

En primer lugar, la evaporación del agua permite regular la temperatura. Imaginemos una superficie mojada; en cuestión de poco tiempo esta superficie transmitirá parte de su energía térmica en forma de calor al agua que la impregna hasta alcanzar el equilibrio térmico. Si aumenta la temperatura del agua, se evaporan más moléculas que portan energía, haciendo que la temperatura del agua disminuya y, de nuevo, se alcance un equilibrio térmico entre la superficie y el agua enfriada, dando lugar a un enfriamiento de la superficie que originalmente estaba caliente.

 

Este mecanismo de regulación es el que provoca el sudor sobre nuestra piel, y también ocurre sobre el suelo cuando está húmedo. En las ciudades, forradas de baldosas, pavimento y asfalto impermeables, la escorrentía hace casi imposible la penetración del agua hacia el subsuelo, de manera que esta permanece en la superficie, templando el ambiente y a su vez humedeciéndolo. Luego volveremos sobre este punto espinoso, porque más humedad no implica más temperatura, aunque sudemos más.

 

Otro de los factores responsables del calentamiento local en las ciudades son los tejados cerámicos y las calles asfaltadas: por su color y composición, estos materiales absorben toda la luz y retienen el calor, reduciendo notablemente el albedo de las ciudades (es decir, la luz incidente no es reflejada). Algunas soluciones a esta acumulación de radiación podrían implicar más zonas verdes en las ciudades y creación de tejados verdes que palien la absorción.

 

Radiación sobre la ciudad

 

¿Cómo es posible que plantando árboles y plantas bajemos la temperatura de las ciudades? Sencillamente, las plantas absorben la radiación, pero no la acumulan ni la radian de nuevo, sino que la utilizan para sus propios fines, además de aportar sombra y condensar el agua de su entorno, de manera que la humedad del aire disminuye en favor de la humedad del terreno, lo que favorece la proliferación de más plantas…Como decía el sabio Fukuoka, “las plantas llaman a las plantas”, y en los bosques se está bien fresquito…

 

Fuente: Andrés Pinar Solé. Área de Información meteorológica y climatológica. Agencia Estatal de Meteorología (Aemet)

 

Artículo completo:

https://aemetblog.es/2017/08/27/isla-de-calor-urbana-sensacion-termica-y-humedad-relativa/amp/

   

www.cci-calidad.com

Inicio  Volver

 Petición oferta          Petición información          Consulta