CAMARAS DE ENSAYOS - CCI CONTROL DE CALIDAD

ARTICULOS

InicioEmpresaProductosNovedadesServiciosCalidadReferenciasNoticiasArtículosContactar

 

Comparativa climática entre la Tierra y Marte

 

Imagen: HP3 on the Martian Surface: NASA's InSight lander set its heat probe, called the Heat and Physical Properties Package (HP3), on the Martian surface on Feb. 12, 2019. Image Credit: NASA/JPL-Caltech/DLR

El clima de Marte es más extremo que el que podemos encontrar aquí en la Tierra, además, tormentas de polvo a escala planetaria originadas por fuertes vientos lo azotan frecuentemente.

 

Desde una simple observación visual, las diferencias entre la Tierra y Marte son notorias; en la Tierra predominan los colores blancos y azules, correspondientes a las nubes y a los océanos, y los marrones de los continentes. Por el contrario, Marte ofrece tonalidades rojizas, provocadas por óxidos de hierro.

 

Por hallarse Marte mucho más lejos del Sol que la Tierra, sus climas son más fríos, y tanto más por cuanto la atmósfera, al ser tan tenue, retiene poco calor; de ahí que la diferencia entre las temperaturas diurnas y nocturnas sea más pronunciada que en nuestro planeta. A ello contribuye también la baja conductividad térmica del suelo marciano. La duración del día y de la noche en Marte, es prácticamente la misma que en la Tierra, de 24h y media aproximadamente.

 

Marte tiene una tenue atmósfera, compuesta esencialmente de dióxido de carbono (95.32%), nitrógeno (2.7%) argón (1.4 %) y unas trazas de oxígeno (0.13%). La de la Tierra, por el contrario, está compuesta esencialmente de nitrógeno (78.1 %), oxígeno (20.94%), argón (0.93%) y una cantidad variable del dióxido de carbono (alrededor del 0.035%). Las temperaturas medias varían en gran medida: -55 grados centígrado (ºC) en el caso de Marte, con mínimas del orden de -133ºC y máximas de unos +27ºC; y de una media de unos +15ºC en el caso de la Tierra, con mínimas de -89.4ºC (en Vostok, Antártica) y máximas de +58ºC (en El Azizza, en Libia). Sin embargo, la temperatura media de la Tierra está afectada por el efecto invernadero provocado por los gases de la atmósfera, principalmente el dióxido de carbono, el vapor de agua, el ozono y el metano. De no ser así, la temperatura media sería unos 33 grados más baja, alrededor de los -18ºC, y por lo tanto el agua estaría en estado sólido en la mayor parte del planeta. 

 

La comparación de los perfiles en altura de ambos planetas muestra que ambos son bien distintos: mientras que la mayor parte de la masa continental terrestre se concentra en el hemisferio norte, en donde por otra parte no existe un continente polar, en Marte el hemisferio septentrional está dominado por la depresión Vastitas Boreales, con una profundidad de miles de metros, el punto en el cual la presión de su atmósfera es de 6.1 milibares, donde se localiza el punto triple del agua, definido como el punto en el punto triple del agua, en el cual convive una sustancia en estado sólido, líquido y gaseoso de manera simultánea.

 

En el caso del agua, los valores exactos son 273,16 K (0,01°C) y a una presión de 6,1173 milibares. Por tanto, en profundidad, sería posible encontrar agua líquida si la temperatura fuera lo suficientemente alta. Contrariamente a lo que sucede en Marte, el hemisferio Sur terrestre está dominado por océanos y mares, aunque varias masas continentales, que se alzan sobre el nivel del mar a alturas considerables (como es el caso de la meseta antártica) destacan sobre su perfil topográfico. La situación marciana es más uniforme. La mayor diferencia está en la gran cantidad de agua en estado sólido que se concentra en el Polo Sur terrestre. Éste tiene una superficie de unos 14 millones de kilómetros cuadrados en verano, pero puede dilatarse, al incluir las banquisas, hasta los 30 millones. En contraposición, el tamaño que alcanza la Antártida marciana es mucho menor, de unos 140,000 kilómetros cuadrados, y su composición es muy distinta, ya que domina, el hielo seco.

 

Curiosamente, en nuestra Antártica encontramos algunos de los mejores análogos marcianos, por sus bajas temperaturas y reducida humedad. Éste es el caso del sistema de valles McMurdo, localizados muy cerca de la costa, que geológicamente pudieran tener contrapartidas en Marte. Si hay vida o no, o si ha existido actividad biológica, es una cuestión que todavía está abierta. Hay estudios que indican que los terrenos marcianos serían demasiado salados para haber podido desarrollar vida. Sin embargo, en nuestro propio planeta existen numerosos ejemplos de seres vivos que se desarrollan en ambientes aparentemente hostiles.

 

Las imágenes que nos envían las diversas misiones marcianas nos revelan llanuras que se asemejan a algunas regiones similares de la Tierra. Es permafrost que se solidifica y se funde de manera estacional, clara evidencia de la presencia de agua en el planeta. Queda por confirmar la presencia de compuestos orgánicos en las llanuras árticas de Marte que pudieran dar lugar a alguna presencia de vida, evidentemente de naturaleza extremófila, capaz de desarrollarse en condiciones climáticas adversas tales como las de origen volcánico terrestre, con atmósferas ácidas y elevadas temperaturas.

 

Fuente: NASA/JPL (Jet Propulsion Laboratory, Pasadena, Calif.)

 

https://www.nasa.gov/mission_pages/

insight/main/index.html

   

www.cci-calidad.com

Inicio  Volver

 Petición oferta          Petición información          Consulta